CADA LIBRO , UN APORTE AL MARXISMO

El lector encontrará en el opúsculo que le entregamos un relato fiel y objetivo de los acontecimientos que conmovieron a la ciudad del Cusco el 10 de abril de 1958. No hay en sus páginas nada de "leyendas revolucionarias" ni de "historias agradables". Es una presentación veraz de hechos, pero buscando sus nexos internos y el por qué de su aparición. Se trata, en fin de cuentas, de un "análisis concreto de una situación concreta".

En la parte introductoria tratamos de establecer el contexto histórico del que brotó ese acontecer tormentoso, que arrastró a las grandes masas populares a acciones de tal magnitud, que njos hacen recordar a los comuneros parisinos que pretendieron "tomar el cielo por asalto".

Esta obra es una respuesta a un panfleto escrito por Jorge del Prado, titulado "Cultura y Revolución", donde se revisa los fundamentos del marxismo leninismo.

Conceptos como Revolución, cambio dialéctico, lucha de clases, Base y Supraestructura, Fuerzas productivas, relaciones de producción, Revolución Proletaria, caracter de clase de la cultura, etc. son abordados haciendo uso del materialismo histórico.

"Revolución Cultura Proletaria" es un trabajo digerible y que todo recien iniciado en marxismo debe leer.

Folleto que agrupa dos artículos periodísticos publicados por el órgano "Lucha de Clases. En este folleto se aborda el caracter de la revolución peruana y se critica el modelo de sociedad que se proponía construir durante el gobierno militar del Gral. Juan Velasco Alvarado.

Esta nueva edición es una reimpresión de la primera que, por motivos imprevistos, ha tenido poca difusión. Tiene pequeños cambios de estilo sin mayor importancia, pero conserva íntegramente su contenido porque lo considero de enorme actualidad, ahora que se habla de un «fracaso de la teoría de Estado» del marxismo y, gentes que se dicen marxistas, se han puesto a buscar una «teoría científica del Estado», desechando la que  formula el materialismo histórico.
Contrariamente a lo que afirman los detractores del marxismo y los renegados  revisionistas, la debacle  de la Unión Soviética y la desaparición del campo socialista, han confirmado en forma rotunda la verdad científica de la teoría marxista sobre la esencia clasista del Estado y, en consecuencia, su carácter de dictadura al servicio de una clase dominante ..


El problema del Estado tiene en los momentos actuales una enorme importancia. El derrumbe del campo socialista ha puesto sobre el tapete de discusión, una vez más, las tesis del materialismo histórico sobre el origen y naturaleza del Estado. Por eso, podemos hacer nuestras las palabras de Lenin escritas en agosto de 1917:
«La cuestión del Estado adquiere en la actualidad una importancia singular, tanto en el aspecto teórico como en el aspecto teórico práctico».
En nuestro estudio partimos de la consideración básica, ratificada por la historia, de que no siempre hubo Estado; surgió como consecuencia de la división de la sociedad en clases sociales contrapuestas. De aquí se desprende la necesidad de dar una mirada retrospectiva y hacer un repaso breve sobre el surgimiento del Estado en general, para luego hacer hincapié en el Estado del Perú desde el incario...

El estudio que presentamos aborda un tema que ha sido considerado, por no pocos penalistas, como "el problema fundamental del Derecho Penal".

Al estudio de este problema hemos llegaqdo a través del análisis del concepto de imputabilidad en el Código Penal vigente. Al constatar la existencia de una contradicción insalvable entre el art. 81 y el 83 hemos visto la necesidad de ahondar la investigación hasta encontrar sus causas. Así hemos llegado al estudio crítico de las Escuelas que sirvieron de inspiración a esos dispositivos del C.P. : la Escuela Clásica y la escuela Positiva.

Poro no podía quedar aquí la investigación. ¿Qué diferencias de principios existen entre estas dos corrientes penales? ¿Por qué asumen actitudes antagónicas frente al problema de la imputabilidad? Por este camino llegamos al nudo mismo...

Entregamos al lector un breve trabajo que constituye una réplica a todas las publicaciones que han tratado de demostrar que, José Carlos Mariátegui, fue un marxista leninista «intransigente» y a quienes dicen que supo crear su propio marxismo. Es un trabajo de análisis crítico contrario, por lo mismo, a la apología de toda una falange de glosadores de diverso matiz que, durante mucho tiempo, han utilizado la obra del Amauta para interpretarla a su modo y muchas veces de acuerdo a sus intereses políticos coyunturales. El opúsculo tiene dos partes, en la primera ubicamos al Amauta en su época, en el contexto histórico que le tocó vivir y realizar su obra.Los temas que se analiza en la segunda parte, sirven para presentar el verdadero pensamiento del Amauta quien tuvo su propia concepción del marxismo y creyó que podía ser enriquecido con otras corrientes del pensamiento,..
Con Mariátegui se inicia el conocimiento y aplicación del marxismo en el Perú. Pero es un hecho incontrovertible que su conocimiento del marxismo tenía vacíos y limitaciones. Por eso pensó que podía ser enriquecido con otras doctrinas y filosofías. Esta particularidad del pensamiento del Amauta, no permite que se le considere como un «defensor intransigente del marxismo leninismo» Esto es lo que se desprende del cotejo que hacemos de los principales temas desarrollados por Mariátegui con el enfoque de los mismos a la luz del marxismo leninismo. Es cierto que tal confrontación no le favorece; sin embargo toda su obra queda en pie y no ha perdido valor ni actualidad. Es testimonio imborrable de los inicios del marxismo en el Perú.
El maoísmo se ha convertido en un instrumento de lucha contra el marxismo leninismo. Lo utilizan tanto el imperialismo como los reaccionarios y los falsos revolucionarios. Los maoístas afirman que fue la crítica de los errores de Stalin, las que sirvieron a Mao Zedong para elevar el marxismo leninismo a una etapa superior. Esta es una burda falacia que el presente trabajo refuta, haciendo la defensa de Stalin y poniendo al descubierto la esencia revisionista y contrarre-volucionaria del maoísmo. Ha transcurrido más de medio siglo desde la muerte de Stalin, y la leyenda negra inventada contra él sigue divulgándose con más fuerza. Al trotskismo se ha sumado el maoísmo, y ambos son utilizados por la reacción mundial y el imperialismo para denigrar a Stalin y distorsionar las enseñanzas históricas de la construcción del socialismo en la URSS. El nombre de Stalin es inseparable de dos grandes acontecimientos que cambiaron la historia...

En este libro analizamos aspectos fundamentales del maoísmo a la luz del marxismo leninismo, demostrando que es una corriente ideológica ajena al proletariado. Sus raíces histórico sociales, penetran en el pasado lejano de una sociedad que durante 2 mil años estuvo detenida en su desarrollo por el feudalismo. En última instancia, Mao Tze Dong y su «pensamiento», son el resultado históricamente condicionado de la sociedad china, el producto de un país eminentemente campesino en el cual el desarrollo del proletariado ha sido incipiente, y no ha tenido la fuerza y madurez necesarias para consolidar su poder y rechazar la ofensiva de la burocracia civil militar que hoy gobierna la RPCh. La aparición del maoísmo en el escenario histórico se ha producido paulatina y sigilosamente, siguiendo un curso ondulante. Se impuso en el PCCh. después de una larga y enconada lucha intestina, que terminó con la eliminación de todos los representantes del marxismo leninismo...

La campaña anticomunista dirigida y financiada por  el imperialismo internacional hoy en día centra sus ataques contra la Unión Soviética de Lenin y Stalin, presentando su historia en forma monstruosamente  deformada. Para cumplir tan nefasta y reaccionaria labor, cuenta con toda una legión de anticomunistas de diverso jaez que tienen un denominador común: son ante todo y sobre todo antistalinistas rabiosos, casi dementes. Muchos de estos   han hecho de Trotsky su ideólogo y guía, y no son pocos los que afirman que el maoísmo es una superación del marxismo leninismo. Repiten sus  teorías descabelladas sobre la revolución proletaria y la edificación del socialismo poniendo especial  atención en calumniar, difamar e insultar a Stalin.. No son pocos los que han alquilado, hace tiempo, su odio al gran sucesor de Lenin para servir a  los dueños del gran capital  empeñado  en impedir, por todos los medios, la marcha de la humanidad hacia el socialismo, primera etapa de la sociedad comunista. .

Un análisis de la «perestroika» a la luz del marxismo leninismo era de necesidad impostergable, por lo mismo que sus defensores la califican y consideran como una «revolución en la revolución» en el país del Gran Octubre. Excepto algunas críticas aisladas y breves, hasta hoy sólo se han hecho alabanzas de todo género a esta llamada «reestructuración» soviética, cuyo adalid es Gorbachov.
La prensa soviética se ha encargado de presentar a la «perestroika», en el plano teórico, como una innovación radical del socialismo, revisando tesis y principios fundamentales del pensamiento científico de Marx y Lenin. Y en armonía con esta abierta revisión teórica, niega rotundamente los gigantescos logros de la edificación del socialismo en la Unión Soviética, llegando al extremo de sostener que recién, con la «perestroika», se estaría dando inicio a la construcción de un «verdadero socialismo» en el país de Lenin.


Desde su nacimiento, el marxismo ha sido objeto de  ataques frontales  y sus enemigos no se han cansando de proclamar, que ha sido desbaratado, refutado  y que de él no ha quedado  nada  válido. Pero lo cierto es que el marxismo, por su propio carácter, siempre  se desarrolló y con los  aportes de Lenin, fue el fundamento teórico del  triunfo de  la Gran Revolución de Octubre, la edificación del socialismo en la URSS y su victoria histórica en la Segunda Guerra Mundial. Y es que, el marxismo es  una doctrina que refleja  las leyes  que presiden el desarrollo  histórico de la sociedad.
En nuestro país, tanto apristas,  como trotskistas y revisionistas, han tratado de oponerse y refutar, con una serie de argumentos falaces esta doctrina científica. La muerte de la Unión Soviética y la desaparición del Campo socialista,  son prueba irrefutable de que,  tanto el abandono, como la revisión del marxismo leninismo llevan necesariamente a la contrarrevolución y a la derrota de la clase obrera y de todas las fuerzas revolucionarias.